La sombra de los versos sobrevive a la luz de sus creadores. Cuando esta se apaga, como ocurrió con la del poeta cordobés Nacho Montoto, fallecido el pasado enero en Sevilla a los 37 años, su obra permanece y alumbra como siempre. Cosmopoética, la fiesta de la poesía de la que el autor andaluz fue responsable el pasado año y que convierte a Córdoba en capital creativa, celebra desde el pasado 28 de septiembre hasta el sábado, 7 de octubre, su 14ª edición. Sin su presencia, pero con él en cada momento.

Montoto dejó en herencia la unión inquebrantable de los versos con la música y el legado permanece. Santiago Auserón ha abierto el pasado jueves los encuentros, en los que también ha participado Xoel López. Nacho Vegas lo hará hoy, lunes 2. Además, este año hay un país invitado: México, que da sentido a la frontera, el hilo conductor del mayor encuentro de la poesía en España. Y, ante el debate nacional, un grito a favor de la cultura y la diversidad: una lectura de poemas en gallego, catalán, euskera y español, además de un recital de poemas catalanes y flamenco. La poesía cruza, como reza el lema del encuentro.

Cosmopoética adelantará la obra póstuma de Montoto, La orquesta revolucionaria (Espasa), que se publicará en enero, al año de su muerte. “El poemario, escrito como si fuera a ser interpretado por una orquesta, está estructurado en movimientos, y varios temas sobrevuelan todos los poemas: el amor, la luz, la bondad, la belleza, la pérdida y el porvenir. Con un estilo depurado y elegante, certero y brillante, también propugna en este poemario la pluralidad de voces y de disciplinas. Nacho no fue nunca el poeta encerrado en su torre de marfil”, explica su editora en Espasa, Belén Bermejo.

Algunos de los poemas del autor cordobés se anticipaban a su destino. Es el caso de Cuestión de tiempo, que arranca con los versos “Lo bello de morir: haber vivido. Es tarde para alzar la vista” y se cierra con estas palabras: “Los muertos construyen sus casas sobre nichos de nostalgia. Alguien los necesita. / Es tarde para bajar la vista. Es temprano para bajar la voz”.

En Vosotros, Montoto se dirige a quienes dan sentido a su obra e impregna la parte subversiva del espíritu de Cosmopoética. “Escribimos por vosotros, por los que no dormís porque el miedo al mañana os lo impide, por los que vivís una elegía continua, no un panegírico ni un visceral himno, por los que permanecéis en la sombra y el anonimato de la muerte que pende sobre vuestras pecheras de carne blanda y aliento enfermo”.

Esta subversión e irreverencia ante los límites aglutina también, según el director de la nueva edición, Antonio Agredano, a los autores mexicanos que participan en Cosmopoética. Es el caso de Juan Villoro (premio Herralde 2004 por su novela El testigo) y Jehú Coronado (Sangre), que estuvieron el pasado día 30; Guillermo Arriaga (Amores perros), lo hará el día 4.

“La creación cambia las cosas”, afirma Agredano para defender el carácter de Cosmopoética como lugar de diálogo y transformación “en estos tiempos que nos llevan a las trincheras”. El nuevo director, que ha huido de diseñar un encuentro cercano a una feria de muestras, cree que Cosmopoética anticipa el futuro de la poesía, que será, afirma, “social”. “Tiene que ser militante, pero no panfletaria. La lengua no puede ser nunca un arma arrojadiza de intereses políticos”.

El festival, que cuenta con un presupuesto de solo 250.000 euros para diez días de actividades y que atrae a medio centenar de autores, contó el pasado año con una presencia de 10.300 personas en los aforos cerrados, sin contar con todos aquellos a los que llegó a través de actuaciones en mercados, calles, bares y otros espacios abiertos.

Flamenco con poemas catalanes, Gloria Fuertes y una ciudad de poesía

El Nobel de Literatura para Bob Dylan abrió un debate sobre la unión de música y poesía que Cosmopoética había cerrado hace tiempo y que Nacho Montoto llevó a su máxima expresión. El encuentro de Córdoba lo certifica, y subirá a los escenarios a creadores y músicos tan diversos como Xoel López, Nacho Vegas o Ignacio Fornés Olmo, el rapero conocido como Nach.

Todos han pasado del disco al libro. Para López, que recitará, cantará y hablará con el público en Córdoba, ha sido un paso gradual. Se dio cuenta de que le “desbordaban los poemas”, que escribía más de lo que podía cantar. La editora Belén Bermejo le convenció para dar el salto y surgió Bailarás cometas bajo el mar. “Fue una sorpresa. Escribo desde los 15 años por necesidad y he ido tropezando hasta caer en la poesía. No me da de comer, pero es bonito y gratificante que pasen los años y me encuentre con un público diverso”, afirma el artista, que acaba de terminar su último disco.

Antonio Agredano, director del festival, defiende este legado de Montoto y considera a Santiago Auserón, con el que se inauguró Cosmopoética, como uno de los mejores poetas y cantantes del país. Y en este diálogo caben todos, incluso el flamenco de Lin Cortés con los versos de Josep Maria Rodríguez, uno de los máximos exponentes de la poesía catalana, que participaron el pasado sábado.

Un homenaje a Gloria Fuertes, mesas redondas sobre la frontera, talleres, recitales en barrios desfavorecidos de Córdoba y actuaciones en todos los rincones, desde las plazas a los bares, completan la edición de este año.

Vía El País

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here