El precandidato del PRI a la gubernatura de Yucatán, Mauricio Sahuí Rivero, viajó ayer a la Ciudad de México para reunirse hoy con integrantes de la dirigencia de su partido. Ahí coincidió con el gobernador Rolando Zapata Bello, quien horas después de la junta se integró a la comitiva del presidente Enrique Peña Nieto, rumbo a Paraguay.

Entrevistado por un periódico local en el aeropuerto, el precandidato Sahuí señaló que se dirigía a la capital del país «con el fin de invitar a la dirigencia nacional de su partido para que lo acompañe en sus reuniones».

En realidad, según coinciden varias fuentes nacionales del PRI, la junta en la que participó el precandidato fue para analizar el motivo del nulo entusiasmo que ha levantado su designación en Yucatán y evaluar el rechazo que ha tenido la prticipación de Ivonne Ortega en su designacion.

Un considerable número de voces priistas, principalmente de otros estados y ejenos a Ortega, consideran ahora que fue un error la designación de Sahuí, y que su derrota «está cantada», como señala una de ellas. Sin embargo, consideran que este error se puede remediar, «bajándolo» de la contienda. Esta circunstancia ha sido uno de los componentes incluso que ha retrasado la designación del precandidato priista a la alcaldía de Mérida.

Los priistas de la dirigencia nacional consideran que la posibilidad de derrota de Sahuí es altamente probable, casi segura. Sahuí «es un error», señaló uno de los declarantes, «pero aún podemos remediarlo». «Si él y Ortega se empeñan en perder, que pierdan solos, nosotros no seremos parte de la masacre».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here