Para Miguel Bosé es muy importante que los niños desarrollen gran confianza en sí mismos y a su vez luchen por cumplir sus sueños por lo que ahora que está como juez en el reality de canto infantil de Televisa “Pequeños Gigantes”, presta gran atención al desarrollo artístico de los concursantes.

Es verdad que los tropiezos perfeccionan técnicas, pero para Bosé  ver las fallas de los pequeños es muy duro, esto quedó demostrado en la pasada emisión del reality, el cantante español “se quebró” cuando Kevin, de 9 años de edad, tuvo varias fallas en la interpretación del tema escrito por Roberto Cantoral, “Al final”.

 Visiblemente molesto, el cantante de grandes éxitos como “Amante bandido”,»Aire soy»  y “Morir de amor”, esperó a que el niño dejará de llorar para aclararle que su puntuación sería en contra de su coach y no por su falta de talento. “No se le puede dar media canción que esté por debajo de su capacidad, eso a mí me enfada muchísimo”, dijo.

A su vez llevó a Kevin con el pianista para que éste adaptara el tono de su voz a la canción y así el niño brillara en el escenario.

 Cabe mencionar que Galilea Montijo tampoco podía contener las lágrimas debido al noble gesto del cantante.

No es la primera vez que Pequeños Gigantes se tiñe de dramatismo. En la primera emisión de esta cuarta temporada en donde Karol Sevilla, Miguel Bosé, Albertano Santra Cruz y  Verónica Castro   fungen como jueces, esta última no pudo controlar las lágrimas.

Vía El Arsenal

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here