Con datos del INEGI y del informe de octubre de 2018 a septiembre de 2019 de México ¿cómo vamos?, Yucatán era el cuarto estado con mayor crecimiento económico antes de la pandemia por Covid-19.

En este momento, la contingencia sanitaria ha afectado a todos los sectores de la economía en Yucatán, que, además, venían presentando severas afectaciones críticas derivadas de profundas sequías y recientemente, inundaciones y pérdidas a causa de tormentas torrenciales que han impactado las actividades agropecuarias y de servicios en el estado.

En el caso de los productos agrícolas ha habido una menor demanda para la exportación lo cual ha repercutido en la disminución de los precios, así como se ha podido observar que el poder adquisitivo de la población ha disminuido y por ende el consumo, hay problemas para el movimiento de las cosechas, y el financiamiento de los proveedores se ha está limitando tanto en monto como en tiempo, entre otras limitantes.

En el sector de la ganadería la demanda de carne de bovino ha disminuido sobre todo en la producción que se dirigía a los restaurantes y hoteles de la ciudad de Cancún, así también en la avicultura y porcicultura se han encarecido los alimentos e insumos, se tienen problemas en la movilidad del personal y la logística de entrega y distribución.

Por su parte el sector pesquero está siendo fuertemente afectado ya que la mayoría de su producción se dirigía a restaurantes y hoteles tanto a nivel nacional como de exportación, por lo que la producción no se ha desplazado. Asimismo, se han presentado problemas en la logística para la exportación y pérdida de empleo.

Pese a esta situación el sector alimentario es esencial para hacer frente a la contingencia, por lo que se deben concentrar los esfuerzos para garantizar que la cadena de suministro no se vea afectada.

En este contexto, el papel que desempeñan los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), es esencial para la reactivación e impulso a través del financiamiento del sector alimentario y medio rural del estado de Yucatán.

Ante la contingencia sanitaria, FIRA ha activado condiciones de operación temporales para apoyar el tratamiento ordenado de los pasivos de las empresas del sector alimentario y medio rural, otorgándoles en sus financiamientos vigentes mayor tiempo para el pago del capital e intereses que les permita hacer frente a sus compromisos financieros durante esta contingencia, así como también la opción de calificarles nuevas líneas de crédito para capital de trabajo y mantener la continuidad de sus actividades.

Estas medidas aplican para todas las empresas y acreditados que cumplan los criterios de elegibilidad de FIRA, así como para los intermediarios financieros a los que FIRA fondea y garantiza sus operaciones. Para mayor detalle puede ingresar a la página de esta entidad y conocer las oportunidades que pueden representar estos apoyos para su negocio alimentario.

*Beatriz Mora Rodríguez es residente Estatal de FIRA en Yucatán. José Cuevas Valdez y Gilberto Gallegos Cedillo son especialistas de la Subdirección de Investigación Económica de FIRA.

Vía El Economista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here