Un mes y medio después del impacto de las tormentas tropicales “Amanda” y “Cristóbal”, Yucatán sigue a la espera de apoyo de la Federación para atender los daños por las inundaciones, sobre todo en el sector agrícola, donde nueve de cada 10 campesinos afectados siembran para el autoconsumo, quienes de por sí ya enfrentaban una situación muy complicada por la pandemia de covid-19.

De acuerdo a información entregada a Excélsior, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) no cuenta con recursos extraordinarios para el estado, donde se requiere desazolvar drenes, rehabilitar sistemas de riego y reparar infraestructura hidroagrícola, que permita a los productores ponerse de pie.

El Organismo de Cuenca de la Península de Yucatán dio a conocer que sólo tiene el presupuesto etiquetado para 2020, por lo que se encuentra gestionando recursos adicionales con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Detalló que para este año, se dispusieron de poco más de 81 millones de pesos en rehabilitación, tecnificación y equipamiento de distrito de temporal, distrito de riego y unidades de riego, de los cuales se ha transferido el 37.07 por ciento.

En la misma posición, se encuentra la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), que responde que no tiene recursos extraordinarios para apoyar en la emergencia a Yucatán, y lo más que prometió fue adelantar para esta semana la entrega del Programa Producción para el Bienestar, que ya estaba contemplado en el presupuesto de este año.

Lo anterior debido a que inexplicablemente el Fondo de Cambio Climático y Contingencias se encuentra en ceros, así como sus componentes de atención a siniestros, lo que se agrava debido a que por primera vez, la Sader no aseguró los cultivos de todo el país, como se hacía desde hace al menos 12 años.

De esta forma, el seguro catastrófico permitía apoyar a los pequeños productores con sus cultivos en caso de que se vieran afectados por contingencias climatológicas como sequías, vientos, trombas, inundaciones o huracanes, por lo que ahora las mujeres y hombres del campo, no cuentan con este respaldo y se encuentran desamparados, porque también el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), niega el apoyo a Yucatán.

Vía Excelsior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here